Monemvasia. Viajes a Grecia Tarannà

Monemvasia

Monemvasia. Viajes a Grecia Tarannà
Monemvasia. Viajes a Grecia Tarannà
Monemvasia. Viajes a Grecia Tarannà
Monemvasia. Viajes a Grecia Tarannà

Monemvasia. Ciudad de Piedra Mística

Monemvasia, que fue fundada por los bizantinos en el siglo VI, es una impresionante ciudad medieval situada en la costa sur-oriental del Peloponeso.
Monemvasia revela un misterio medieval. Es un lugar único para visitar. Es una oportunidad especial explorar esta ciudad de piedra mística, enclavada en el borde de una gran roca que da al mar y sumergirse en un ambiente medieval único.

Llamada también “Gibraltar del Este”, esta plaza fue ocupada por los bizantinos, los cruzados, los venecianos y los turcos y se convirtió en un importante puerto, en la ruta del comercio entre el Mediterráneo y el Levante. El comercio de vino, granos, madera, cuero, abrigos de piel y tela, hizo incrementar cada vez más el tráfico y la riqueza de Monemvasia.

Tras de la caída de la ciudad de Constantinopla, continuó siendo el único bastión del Imperio Bizantino no conquistado por los otomanos. En el año 1.463 durante la guerra turco-veneciana, los ciudadanos se vieron obligados a decidir entregar la ciudad a Venecia que la ocupo durante 100 años.
“Napoli di Malvasia” fue el nuevo nombre utilizado por los nuevos gobernantes. En el año 1540 Venecia entregó la ciudad a los otomanos que la gobernaron hasta finales del siglo XVII. Los venecianos retornaron a finales del siglo XVII y se quedaron hasta el año 1715 cuando la ciudad fue otra vez conquistada por los turcos hasta 1821, año en el que la revolución griega contra los turcos trajo la libertad a Monemvasia.

Monemvasia es un caso peculiar y característico de arquitectura de una ciudad fundada por los griegos, transformada por los expertos en la arquitectura militar venecianos y completamente restaurada por los otomanos. Posee fortificaciones excepcionales, encargadas por los generales y gobernantes otomanos, construidas por los albañiles locales que imitaron el arte y las técnicas que les enseñaron los arquitectos venecianos.
Entrar en el castillo es como iniciar un viaje a través del tiempo. Hay que pasear por sus calles estrechas y empedradas, y observar atentamente los edificios de piedra bellamente restaurados. Probar las delicias culinarias en un buen restaurante en la azotea de una casa torre y pasar una noche romántica en una torre de piedra, son actividades únicas y fantásticas para disfrutar en la ciudad.

El “Kástro” (castillo) se divide en dos partes, la ciudad baja y alta. En la parte baja de la ciudad es muy interesante explorar las ruinas de los edificios históricos situados allí. En la parte alta de la ciudad, se hallan restos de antiguos edificios bizantinos. Es muy especial recorrer un camino sinuoso rocoso que conduce a la Fortaleza de Youlás que ofrece una vista excepcional de la ciudad.

La iglesia de Santa Sofía en la ciudad alta, que data del siglo 11 D.C., está encaramada en los acantilados y es un raro ejemplo de iglesia octogonal, una forma arquitectónica claramente importada de Constantinopla y muy probablemente, patrocinada por los emperadores de Bizancio. Las vistas del mar Egeo son excepcionales; en un día claro se puede ver incluso Creta.
La iglesia de Jesucristo, frente a la plaza central de la ciudad es la metrópoli (Catedral). Construida sobre los restos de una iglesia bizantina anterior, posee interesantes influencias de la época veneciana.

Monemvasia es un destino ideal para una escapada romántica durante todo el año. Altamente recomendable, puede combinarse con la estancia en otros puntos del Peloponeso e islas cercanas, para atesorar una experiencia verdaderamente única.

Comparte esta página:

    Síguenos:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies