Rodas

Rodas. Viajes a Grecia Tarannà
Rodas. Viajes a Grecia Tarannà
Rodas. Viajes a Grecia Tarannà
Rodas. Viajes a Grecia Tarannà

Rodas. La ciudad medieval insular

Cuando se llega a Rodas, las murallas medievales y los viejos molinos reciben al viajero. Únicamente falta la estatua de bronce del dios Helios (sol), el famoso Coloso de Rodas, que fue una de las siete maravillas del mundo antiguo, desafortunadamente destruida por un terremoto en 226 a.C.
Rodas es la ciudad medieval más extensa de Europa. Los caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén edificaron la ciudad amurallada que aún pervive, dejando su profunda huella en esta isla griega.

Entrando por la puerta de la Libertad ya apreciamos que el casco antiguo de Rodas es un verdadero mosaico de diferentes culturas y civilizaciones. Pasear por sus laberinticos callejones es como retroceder en el tiempo y explorar veinticuatro siglos de historia. Las fortalezas medievales, los callejones estrechos, las fuentes, los minaretes, las plazas tranquilas envuelven al visitante para hacerle sentir como si estuviera en la época medieval. El palacio del Gran Maestre es sin duda el edificio más emblemático de la ciudad vieja de Rodas. Originalmente fue una fortaleza bizantina que se levantó a finales del siglo VII. Ya en el siglo XIV se convirtió en la residencia del Gran Maestre de la orden de San Juan y la sede administrativa de su estado. Actualmente es un museo que nos muestra la historia de la isla.

En la calle de los caballeros se encuentran muchas posadas medievales donde se alojaban los soldados de la orden de los Caballeros. Al final de esta vía, en la plaza del museo se halla el hospital de los Caballeros que alberga el museo arqueológico de Rodas. Al otro lado de la plaza está la iglesia de Nuestra Señora del Castillo que en tiempos bizantinos fue la catedral ortodoxa de Rodas, hasta que los caballeros ocuparon la ciudad y la transformaron en catedral católica. Hoy en día es el museo bizantino de Rodas.
En el barrio Turco se pueden visitar la Mezquita de Solimán el Magnífico, la mezquita de Mustafá Pasha y los baños turcos “Yenni Hammam” del siglo XVI.

Fuera de los muros de la ciudad medieval
Saliendo del recinto amurallado, se entra en la ciudad nueva con sus edificios venecianos, neoclásicos y modernos. Como edificios más representativos que datan del periodo italiano se encuentran la Oficina de Correos construida por el arquitecto Florestano de Fausto, el edificio de la Prefectura del Dodecaneso que fue el palacio del gobernador, la iglesia de Evangelismos “Anunciación”, el Ayuntamiento y el Teatro Nacional.

El extremo norte de la ciudad de Rodas es la zona donde están situados la mayoría de los hoteles de lujo. Allí puede disfrutarse del sol y del mar en la playa de Elli, así como encontrar el histórico Grande Albergo delle Rose, que actualmente funciona como un casino.
Un atractivo emblemático que no debe dejarse de visitar es el Aquarium, uno de los centros más importantes de investigación  marina en Grecia. En el otro lado de la ciudad se halla el parque Rodini, un verdadero paraíso donde pueden verse pavos, arroyos, arces y pinos. Rodini es la ubicación de la famosa Escuela Retorica donde estudiaron destacadas figuras griegas y romanas como Julio Cesar, Cicerón, Pompeyo, Bruto y Marco Antonio. En la colina de San Stefanos (conocido como Monte Smith) está la Acrópolis, uno de los más importantes centros de culto, educación y recreación en Rodas. En la parte más alta de la colina persisten los restos del templo de Apolo, un estadio helenístico y un gimnasio.

Descendiendo hacia la costa este hallaremos Kalithea y la playa de Faliraki, un centro turístico muy cosmopolita. A pocos minutos en coche de Faliraki está el pueblo de Koskinou, encantadoramente tradicional con sus casas pintadas de colores muy llamativos y patios con guijarros decoradas con platos de cerámica.
Un resort ideal para los practicantes de windsurf y kitesurf es Ialissos y a pocos km, en la colina, están el Monasterio de la Virgen Maria y las ruinas de una antigua Acrópolis con los templos de Zeus y Atenea del siglo III a.C. En Filerimos puede caminarse por la “Via Crucis” que conduce a un enorme crucifijo. La vista desde allí de la bahía de Ialissos es totalmente impresionante. En el área de Afandou se puede gozar de la playa y para los aficionados al golf se encuentra un campo de golf que permanece abierto todo el año.

El valle de las mariposas ofrece un paisaje realmente espectacular que atrae muchos visitantes durante el verano. Las mariposas pasan todo el verano en el valle, donde aparean y en septiembre se marchan, dejando sus huevos en varios sitios de la isla. En abril estos huevos producen la pequeña larva que se transforma en crisálida en mayo y llegan a su estado adulto a principios de junio. Cuando el calor empieza a hacerse notar, abandonan el lugar donde nacieron y empiezan su viaje nocturno hasta el valle donde permanecerán hasta septiembre. Son atraídas por el olor de la resina de los arboles así como por la frescura de los alrededores que no varía, incluso en los días más calurosos del verano.

Un lugar mítico en la isla de Rodas es Lindos, cuyo templo de Atenea Lindia del siglo IV a.C. fue uno de los más venerados de la Antigua Grecia. Se dice que el Apóstol San Pablo naufragó en su bahía. A los pies de la Acrópolis de Lindos se encuentra el pueblo de igual nombre, con sus casas blancas, mansiones, iglesias bizantinas y calles empedradas y estrechas. Transitando por el camino que conduce a la antigua acrópolis amurallada, se pueden ver restos de edificios de la antigüedad, de la época bizantina y de la época de los Caballeros, tales como el templo de Atenea Lindia del siglo IV a.C., los Propileos, la gran arcada helenística, la capilla bizantina de Agios Ioannis y el castillo de los Caballeros de San Juan.

En el sur de la isla es donde la naturaleza se despliega en todo su expendedor. Existen preciosas bahías bañadas por el sol que se extienden desde Kiotari y Genadi a Lahania, Plimiri y Prassonisi, el extremo sur de la isla y son un lugar muy popular para el windsurf y el kitesurf. Los pueblos de la zona se construyeron en la época medieval, o incluso antes, y aún conservan su color tradicional, de la misma manera que sus habitantes conservan su dialecto local, sus costumbres y sus tradiciones, patentes hasta en la decoración tradicional de sus casas. Siguiendo antiguos caminos se descubren bellos campos y un paisaje que nos envuelve con su magia.

La situación de Rodas es ideal para hacer excursiones de un día a islas cercanas:
Kastellórizo (o Megisti) es la isla más oriental de Grecia y posee una larga y tormentosa historia. Actualmente sólo 300 personas viven en la isla, pero la ciudad y sus magníficas casas neoclásicas revelan la antigua prosperidad de la isla.
Chalki con su antiguo centro de buceo y pesca de esponjas, Halki, fue famosa por su Escuela de Teología, desafortunadamente ya cerrada hoy en día. La única aldea habitada de la isla en la actualidad es Emporio, que se caracteriza por sus grandes casas y un bonito paseo marítimo donde puede siempre degustarse pescado fresco..
– Sými está solo a una hora en barco desde Mandráki, el puerto de Rodas. Es también una isla de pescadores de esponjas y marineros. Esta isla solía contar, antes de la Segunda Guerra Mundial, con unos 30 mil habitantes, y a pesar de su pequeño tamaño, era la isla más rica del Dodecaneso. Actuaklmente Sými atrae a muchos visitantes por sus edificios neoclásicos, bien conservados, y el famoso monasterio Arcángel Miguel en Panormitis.

En el noroeste de Rodas se encuentra Tilos, con sus imponentes montañas, costas rocosas y escarpadas, playas con aguas cristalinas y castillos medievales. El puerto de la isla está en Livadia y desde allí puede visitarse el pueblo de micro Horio (“Pequeña Aldea”), que fue abandonado en 1950. En Meyálo Horio (“Big Village) puede visitarse el Museo de Paleontología, que exhibe curiosidades como esqueletos petrificados de enano elefantes.

Rodas es tambié lugar ideal para los amantes del trekking: Se pueden realizar extraordibnarias rutas a pie, con las que se descubre la belleza natural de la isla. Desde Filérimos, hay un recorrido precioso de dos horas hasta la costa a través de un mágico bosque de pinos. Recorrer el Valle de las Mariposas es otro itinerario muy bonito de unas 3 horas. Otra ruta es ir desde el pueblo de Salakos a la cumbre de Profitis Elias siguiendo un camino impresionante que se completa en 4 horas. A pie desde el castillo de Kritinia hasta el pueblo a través de un exuberante valle verde es un paseo precioso de 4 horas. Los excursionistas experimentados, pueden afrontar el reto de conquistar la cima del Ataviros en una hermosa caminata de seis horas.

Comparte esta página:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

    Síguenos:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR